Con la edad el aspecto y la calidad de la piel se alteran, es la consecuencia del envejecimiento cronológico; al principio los desordenes pasan desapercibidos ya que se producen en profundidad en la dermis y no son visibles en superficie: las proteínas de sostén se alteran y la armadura de soporte se debilita poco a poco, la piel se vuelve menos resistente y pierde su calidad en profundidad.

Más tarde a todo esto se le añade una alteración de la epidermis en el sentido de que su grosor se reduce, la función barrera se debilita y es más frágil, la renovación celular disminuye y el micro-relieve se altera. Las consecuencias visibles de ello son las arrugas y arruguitas, descolgamiento del óvalo facial. Cuando ésto ocurre es el momento de actuar tanto en superficie como en profundidad para producir un efecto lifting (lift) sobre el aspecto de la piel, pero también un efecto estructural sobre su firmeza (repair).

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted